cerrar

Home Servicios Cursos y eventos Jornadas: Las inversiones socialmente responsables. Su análisis y gestión

Jornadas: Las inversiones socialmente responsables. Su análisis y gestión

Portada de Jornadas: Las inversiones socialmente responsables. Su análisis y gestión

En la última década han confluido distintas tendencias que están cuestionando la manera tradicional de abordar las decisiones de inversión.

Por una parte, la preocupación por la Responsabilidad Social Empresarial ha impulsado a las empresas a integrar las variables sociales y medioambientales en las operaciones del negocio y a mantener un diálogo más fluido con sus diferentes grupos de interés (clientes, empleados, proveedores, etc.). 

Por otra, en el sector de la filantropía surge con fuerza un nuevo perfil de donante que comparte rasgos similares al del inversor. Se trata tanto de personas como de instituciones, que buscan emparejar sus motivaciones sociales con la búsqueda de cierta rentabilidad económica. Esas tendencias han impulsado la creación y desarrollo de distintos instrumentos o fondos de inversión presididos por criterios sociales y medioambientales (fondos éticos o, más propiamente, fondos socialmente responsables).

Por último, en el campo del Desarrollo ha surgido una nueva corriente que está rebatiendo la manera tradicional de abordar la solución de muchos problemas sociales. Este nuevo enfoque, conocido comúnmente como “la base de la pirámide”,  defiende que los pobres pueden ser clientes excelentes, y que el secreto está en que las empresas mediante la innovación desarrollen productos y servicios para esos miles de millones de personas que se encuentran en la “base de la pirámide”. Entre los ejemplos más significativos se encuentran las “microfinanzas”, una tecnología crediticia, desarrollada en sus orígenes por algunas ONGs, que ha conseguido hacer accesibles los productos financieros a los más pobres e interesar a la banca convencional y los fondos de inversión en esta nueva “industria”. 

Todos estos ejemplos muestran el creciente interés de la sociedad por los temas sociales y medioambientales. Esto plantea a las empresas importantes retos y oportunidades, tanto en el diseño de sus productos como en el desarrollo de sus operaciones, si quieren conectar con esas nuevas sensibilidades y responder adecuadamente a un perfil nuevo de “inversor”, que quiere conciliar su motivación financiera y sus intenciones altruistas.